Las atrocidades que no se pueden olvidar, y que debes saber para que no vuelva a suceder

Guerra Ucrania - Rusia

 

«La madre de una niña menor de edad pregunta cómo tratarla cuando es dada de alta del hospital. Y por qué del hospital, pregunto. Mi madre estaba llorando, estaba suturando, sangrando ”, la psicóloga Vasilisa Levchenko relata la conversación.

Kadyrovites entraron en el pueblo donde vivía la mujer. El marido no estaba en el pueblo en ese momento.

Tres kadyrovitas entraron a una casa particular donde vivía la familia y ordenaron que la mujer y su hija menor de edad no se movieran, mientras revolvían los cajones de la casa y se llevaban todo lo valioso de allí.

Según la psicóloga, luego de eso dos hombres comenzaron a violar a su hija, y el tercero comenzó a desabrocharse el cinturón. La mujer empezó a gritar ya suplicar que no tocaran al niño.

“El tercero fue para mi cliente. Solo recuerda rezar por su hija”, dijo Levchenko a BBC News Ucrania.

Entonces los recuerdos de la madre son vagos. Cuando terminó, ella trajo a su hija inconsciente . La niña estaba sangrando, un vecino la ayudó y luego las mujeres pudieron llegar al hospital.

Han pasado tres días desde la conversación de la madre con la psicóloga, tiempo durante el cual la niña no dijo una palabra. Ahora el psicólogo no sabe qué les pasó.

Atrocidades que no se pueden comprender

Esta historia no es aislada. Hay muchas historias en las redes sociales sobre la violación de mujeres, adolescentes e incluso niños por parte del ejército ruso.

Las atrocidades del ejército ruso son imposibles de comprender, dice la activista de derechos humanos Larysa Denisenko. Es miembro de la junta directiva de la Asociación de Mujeres Abogadas YurFem, que ayuda a las mujeres víctimas de violencia sexual.

“Esto es violación en presencia de niños o violación de menores en presencia de los padres. Esto es una violación en los sótanos frente a todos los presentes, que están siendo retenidos sobre la marcha, – dice el activista de derechos humanos.

Muy a menudo, según ella, las violaciones van acompañadas tanto de asesinatos como de daños a las víctimas: dientes rotos, cabello roto, extremidades rotas.

Se cortó la cara y se cortó el pelo.

La historia de una mujer de 31 años de Malaya Rogana que fue violada por militares rusos fue contada por la organización internacional de derechos humanos Human Rights Watch.

Olga (el nombre de la mujer en el informe ha sido cambiado) junto con su hija de 5 años, madre, hermana, hermano y otros residentes de Mala Rohana se escondieron en la escuela.

El 13 de marzo, el ejército ruso fue allí. Uno de ellos, amenazando con un arma, se llevó a Olga a la habitación de al lado, la obligó a tener sexo oral y la violó.

«Disparó dos veces al techo y dijo que era más ‘motivador'», dijo la víctima a Human Rights Watch. Y, según la mujer, amenazó con matar a su hijo.

El ruso le dijo a Olga que tenía 20 años y que ella le recordaba a su compañera de clase.

El soldado violó repetidamente a la mujer. Se cortó el cuello y la mejilla con un cuchillo, cortó mechones de cabello. El ruso golpeó a Olga con un libro y la abofeteó repetidamente.

Las fotos que la mujer mostró a los activistas de derechos humanos muestran cortes y moretones en el cuello y la cara.

Cuando el soldado se fue, la mujer y su familia caminaron hasta Kharkiv, donde recibió tratamiento médico.

«Le disparé a tu marido porque es nazi»

El 22 de marzo, la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, dijo que los datos sobre delitos sexuales del ejército ruso provenían de los territorios ocupados del sur y de los «puntos calientes». En ese momento, la región de Kyiv se consideraba como tal, así como Chernihiv, la región de Kharkiv y Donbas, incluida la sitiada Mariupol.

El mismo día, la Oficina del Fiscal General anunció la primera sospecha del ejército ruso por violación en la región de Kyiv. Después de irrumpir en una casa privada en el distrito de Brovary, le disparó al dueño y luego violó a su esposa varias veces, amenazándola a ella y a su hijo pequeño con armas.

Esta historia es similar a la que Natalia, de 33 años, de Brovary, le contó al Times. Acudió a la oficina del fiscal después de que las tropas rusas irrumpieran en su casa el 9 de marzo, destrozaran un automóvil, dispararan contra su esposo y su perro y la violaran tres veces sin herir milagrosamente a su hijo de 4 años.

«Le disparé a su esposo porque es nazi», dijo un militar ruso de 20 años con una pistola en la cabeza de Natalie. Lo acompañó el comandante, quien se presentó como Mikhail Romanov.

Cuando los hombres estaban tan borrachos que apenas podían mantenerse en pie, la mujer y su hijo se escaparon. La semana pasada, Natalie informó que el violador de Romanov probablemente fue asesinado por el ejército ucraniano en Brovary.

Reconoció a Romanov de los perfiles en las redes sociales. Según la mujer, no se ha podido saber quién era su pareja.

Habrá más historias de violación

Hasta ahora, este es el único caso en el que una mujer misma ha hablado públicamente sobre el abuso sexual de sí misma por parte del ejército ruso.

“Algunas víctimas ni siquiera están listas para hablar con las fuerzas del orden”, dijo Maryna Lehenka, abogada y vicepresidenta de La Strada-Ucrania.

Para la tarde del 5 de abril, la línea directa de La Strada, donde las víctimas de violencia sexual pueden denunciar de forma anónima, había recibido siete denuncias de violación. Uno es de la región de Kherson, el resto es de la región de Kyiv.

Incluso durante una conversación telefónica anónima, las mujeres no siempre son las primeras en hablar de violencia.

“Preguntan por la evacuación, cruzar la frontera con los niños, falta de documentos”, explica el abogado. – Pero si los consultores escuchan unas campanadas y entienden que la violencia le pudo haber pasado a la mujer, hacen preguntas aclaratorias. Hemos tenido casos así».

Hubo un total de 7 informes, pero 10 víctimas, es decir, violaciones masivas. En un caso, dos niñas menores de edad resultaron heridas, en otro, tres mujeres.

Las víctimas a menudo no quieren proporcionar datos personales, y mucho menos a la policía. Sin embargo, cuando se trata de delitos contra menores, dice Legenka, los abogados de La Strada están obligados a denunciar estos casos a la GPU, aunque no se sepa nada más sobre estos niños.

«Veo una tendencia a aumentar el número de casos (violación – Ed .) En el contexto del hecho de que Ucrania está recuperando gradualmente los territorios ocupados», – dijo Legenka. Ella tenía razón.

BBC News Ucrania habló con el abogado el viernes 1 de abril, unos días antes de que los periodistas llegaran a la Bucha liberada. En la carretera a 20 kilómetros de Kyiv, el fotógrafo ucraniano Mykhailo Palinchak vio los cuerpos de varias mujeres desnudas intentando prenderles fuego.

Fueron arrojadas en una pila y cubiertas con neumáticos de automóviles.

Murió de una hemorragia y su hijo de 6 años se puso gris

Otra historia de alto perfil sobre la muerte de una mujer como resultado de numerosas violaciones provino de Mariupol.

Su amiga Anastasia Alekseeva contó esta historia en las redes sociales. Más tarde fue contada por la Comisionada de Derechos Humanos Lyudmila Denisova.

La mujer y su hijo se mudaron de Kyiv a casa de su padre en Mariupol. En medio de los bombardeos y la lucha por la ciudad, los militares rusos se llevaron a su padre. Según un amigo, actualmente se desconoce su destino.

“Los no humanos vivieron en su casa durante casi una semana. Fue violada muy severamente todos los días frente a su hijo de 6 años. Murió…”, dijo una amiga en su página de Facebook.

«Terrible sangrado, roturas. Desafortunadamente, no pudieron salvar. El destino del niño ahora se está decidiendo. El hijo se quedó solo con un mechón de canas”, escribieron conocidos.

El gran almacén

El tema de la violación en la sociedad ucraniana era tabú en tiempos de paz e incluso durante la guerra. «Este es un repositorio muy grande», dice Larisa Denisenko.

Es por eso que no muchas historias verificadas obtienen publicidad.

Pero además de las historias de las propias víctimas, según la activista de derechos humanos, la violación también se conoció a partir de las conversaciones telefónicas de los militares rusos interceptadas por el SBU.

Los tribunales penales internacionales también ven esto como evidencia y base para investigar casos de violencia de guerra.

Una mujer se tapa la boca con la mano por lo que vio en el sótano de Bucha

Las historias también pueden ser contadas por otras personas que las han escuchado de las víctimas. Se trata de médicos, rescatistas, voluntarios, periodistas, autoridades locales, policías, amigos y conocidos, explica la activista de derechos humanos.

Según Denisenko, los activistas de derechos humanos están tratando de registrar todos esos informes.

«Simplemente vino a nuestro conocimiento entonces. Y hay casos en que las personas afirman que hubo violación, pero ninguna niña o mujer aplicó, confirmó y no tuvo la fuerza para hablar, – dice Denisenko. «¿Hablarán?» No sé».

Violó durante una semana y le disparó a su madre.

Lyuba, de 29 años, que fue violada durante más de una semana, hizo matar a su madre enferma y mentirosa, dijo su amiga Vera Khvust en las redes sociales . Esta es una historia de la región de Kharkiv.

Según Vira, la mujer no fue evacuada, no había forma de sacar a la madre mentirosa. Pronto, tres militares rusos entraron en su apartamento. Sacaron toda la comida de la casa. Pero un hombre se quedó.

Violó a Luba durante más de una semana y luego «comenzó a confesar su gran amor y dijo que quería alejarla de la guerra».

Lyuba se negó, diciendo que no dejaría a su madre. Luego, el ejército ruso le disparó a la anciana.

“Actualmente, ella (Lyuba – Ed .) ya va camino al centro de rehabilitación, de donde irá al extranjero”, dijo Vera, quien, según ella, no puede dejar de llorar por lo que escuchó.

¿Por qué hablar de eso?

«La violación y la violencia sexual son un crimen de guerra, un crimen contra la humanidad, por lo que los fiscales militares definitivamente trabajarán en nuestro territorio», explica Denisenko.

Y los crímenes de guerra, agrega el activista de derechos humanos, no tienen estatuto de limitaciones.

Al investigar una violación durante la guerra, los tribunales internacionales no exigen pruebas médicas para confirmar el historial de una mujer. Es decir, no se requiere la opinión de un médico sobre el hecho de la violación.

Es importante que las víctimas no se queden solas con su dolor, que se sientan seguras y que tengan un lugar a quien acudir y alguien a quien contarle sobre la violación.

Por ejemplo, llamando a la línea directa anónima de La Stradi al 116 123, 0800 500 335 . Estas salas están abiertas las 24 horas.

«Si no puedes hablar de eso (públicamente – Ed .) Ahora», explica Denisenko. “Una vez que estés listo, es deber del Estado y de los defensores de derechos humanos escucharte, grabar y enviar información a los tribunales penales internacionales”.

La defensora del pueblo, Lyudmila Denisova, le dijo a la BBC que solo en Bucha, se recibieron 25 quejas de niñas y mujeres sobre violaciones por parte del ejército ruso.

«Un total de 25 de ellos de 14 a 24 años», dijo Denisova.

Activistas internacionales de derechos humanos han denunciado casos de violación por parte de soldados rusos en Ucrania, y estos crímenes fueron condenados por funcionarios occidentales en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

Rusia niega su participación en crímenes contra civiles, a pesar de numerosas fotos de civiles asesinados en ciudades dejadas por el ejército ruso.

Añadir un comentario